ANTIENVEJECIMIENTO

El término "anti-aging o antienvejecimiento" se ha mal interpretado porque no se puede parar el envejecimiento y vivir eternamente.

 

Pero si se puede relentizar y desde luego convertir el paso de los años en un proceso saludable y

bello por dentro y por fuera.

 

El interés por no envejecer es ancestral, la búsqueda de la fuente de la eterna juventud es una constante en distintas culturas.

 

No puedes deterner el paso de los años, pero sí el efecto que causan en tu organismo.

 

Envejecemos a velocidades diferentes y de formas diferentes.

 

Aunque nuestra genética nos predetermina, depende de nosotras y de nuestro estilo de vida el mejorar o empeorar nuestra predisposición genética.

 

Hay miles de cosas que a través de un programa personalizado de salud, mediante el estudio de tu constitución genética y bionutricional, puedes aprender, que te ayudaran a potenciar tus puntos fuertes y controlar los débiles.

 

El envejecimiento biológico está directamente relacionado con procesos de oxidación molecular producidos por los radicales libres, átomos o moléculas inestables altamente reactivos que atacan los enlaces de proteínas de los tejidos.

 



LA ADOPCIÓN DE UNA SERIE DE HÁBITOS DE VIDA SALUDABLES :

 

  • Nutrición inteligente.
  • Alimentos con aportación nutritiva.
  • Ejercicio físisco.
  • Higiene y equilibrio mental.
  • cuidados estéticos.

 

Todos ellos minimizan la producción de radicales, además del empleo de complementos ortomoleculares que prevengan y mitigen la oxidación :

 

  • Extracto de caléndula, extracto de acerola enriquecido con vitamina C
  • Vitamina E natural, extracto de té verde, antocianos de mirtilo.
  • Estearato de magnesio vegetal y silicio.
  • Gluconatos de zinc y de magneso
  • Extractos de vitis vinifera, betacaroteno, luteína, polifenoles, antocianos, resveratrol, selenio, zinc etc....

Realizar un estudio antienvejecimiento es hablar de un abanico de posibilidades al alcance de todos.