MICRO Y MACRO NUTRICIÓN PARA EL DEPORTISTA

 CINCO PILARES BASICOS DEL DEPORTISTA

  1. ENTRENAMIENTO
  2. FORTALEZA EMOCIONAL
  3. NUTRICIÓN
  4. GENÉTICA
  5. ENTORNO

AUMENTO EN LA PRODUCCIÓN DE RADICALES LIBRES = AUMENTO EN LA DEMANDA DE VITAMINAS, MINERALES Y ANTIOXIDANTES

Los radicales libres son sustancias químicas que se forman a partir del oxígeno.

Toda actividad física se acompaña de un aumento en la tasa de ácidos metabólicos:

  • Ácidos volátiles que se deben transformar y eliminar a través de los pulmones.
  • Ácido láctico que se elimina a través de los riñones
  • Ácidos fijos que se eliminan a través de la piel.

 

Estos ácidos en exceso pueden acumularse en el tejido conjuntivo (ej:músculo, hueso, cartílago), las consecuencias son de tipo anoxia, malnutrición e intoxicaciones celulales responsables de CALAMBRES, AGUJETAS Y MOLESTIAS ARTICULARES.

 

Este fenómeno de saturación ralentiza globalmente la recuperación.

Con la finalidad de liberar estos mecanismos de eliminación, es recomendable DESACIDIFICAR el organismo para acelerar la fase de recuperación post-esfuerzo.

 

Para ello los deportistas deben de tener en cuenta componentes como : El citrato de trimagnesio, el carbonato de calcio, óxido de magnesio, bicarbonato de potasio, vitaminas B1, B2, B3, B5, B6 y el estearato de magnesio vegetal entre otros complementos ortomoleculares.

Un deportista está sometido a entrenamientos frecuentes, más o menos intensos y por lo tanto, sus requerimientos nutricionales serán mayores que los del resto de la población.

 

Además de una dieta sana y equilibrada en todo sus nutrientes, deberá realizar un aporte extra de todas aquellas vitaminas implicadas en los procesos de obtención de energía.

 

UNA COMPLEMENTACIÓN NUTRICIONAL PERSONALIZADA :


EN VITAMINAS, MINERALES Y ANTIOXIDANTES

ES INDISPENSABLE EN LA DIETA DIARIA

DE UNA PERSONA QUE PRACTIQUE  DEPORTE.

MEJORA DEL RENDIMIENTO DEPORTIVO

PREPARACIÓN Y RECUPERACIÓN MUSCULAR

Realizar de manera repetitiva y continuada determinados movimientos puede provocar fatiga y sobrecarga muscular porque el músculo va perdiendo su longitud inicial. Un acotamiento muscular limitará el movimiento.

 

Si a esto le sumamos entrenamientos excesivos y una recuperación o descanso insuficiente muy posiblemente aparecerán lesiones y otros problemas como el descenso del rendimiento.

 

DURANTE EL ESFUERZO FÍSICO:

 

Hay que consumir bebidas dietéticas diseñadas para un aporte glucídico que favorezcan la hidratación y el bienestar digestivo, compensen el gasto energético y protegan al músculo.

 

POSTERIOR AL ESFUERZO FÍSICO:

 

Hay que optimizar la recuperación mediante componentes nutrientes que actuen en sinergía para rehidratar, favorecer la reparación muscular y reconstituir las reservas enérgeticas.

 

El secreto de los que practican un deporte (sea profesional o amateur)

es el cuidado con el que organizan su PREPARACIÓN y su RECUPERACIÓN:

 

  1. Una dieta personalizada acorde a su estructura física.
  2. Suplementos nutricionales adecuados a su metabolismo y actividad deportiva.